Natural belleza

Un país pequeño con una gran belleza natural. Es una joya en el hermoso Caribe centroamericano.

A small country with a natural beauty. It is the "Jewel" of the Central-American Caribbean.

Um pequeno pais com uma beleza natural. E mesmo uma joia no formoso Caribe centroamericano.

Bienvenido a este blog trilingue. Welcome to this tri-lingual blog! Benvindo a este blog em tres linguas.

es...Belice. IT IS...BELIZE. é...Belize

es...Belice.  IT IS...BELIZE.  é...Belize
Belice (en Centroamérica)

lunes, 6 de septiembre de 2010

Los cayos paradisiacos


White sands and Palm Trees
 
Small caye in Belize
Uno de los atractivos de Belice son sus cayos; islotes que emergen en el mar Caribe y donde se puede apreciar lo que es el paraiso. Blancas arenas con palmeras y vegetacion tropical en islotes rodeados de agua azul turquesa y tibia. 

Se dice que hay mas de 200 cayos en el litoral beliceño, de diferentes formas y tamaños, desde los que tienen 5 o 10 palmeras a 15 minutos del la costa, hasta aquellos a dos horas de distancia y con bosques de cocoteros, en su mayoría protegidos por ley

Algunos tienen faros

Among the interesting issues in Belize are the Cayes (Keys), little islands in the Caribbean Sea where one can feel the Paradise.  White sand, plam trees and tropical vegetation sorrounded by warm and blue turquoise color waters.

There are more than 200 cayes along the Belizean coast with different size and richness, but all of them ready to offer an adventure. One can find a caye only 15 minutes from Belize City, with 5 palm trees or navigate 2 hours to the East and find a great island full of coconut palm trees and in general protected areas.

Un detalle de un cayo
Entre muitas outras coisas Belize tem os Caios, pequenas ilhas onde pode-se sentir o que é mesmo o paraiso. Areia branca e palmeiras caracterizam estas ilhas redeadas de agua morna cor azul-turquesa.

O litoral belicenho tem mais de 200 cayos de norte a sul, alguns deles com só 5 cocoteiros que ficam a 15 minutos da cidade e outros que precisam de até duas horas para se alcançarem, com florestas de palmeiras e prontas para a aventura, mas en geral sao áreas protegidas.  

Articulo/Article/Artigo

 
LOS CAYOS

Unas cuantas palmeras en la playa y si acaso una palapa para protegerse del maravilloso e inclemente sol, en una pequeña isla rodeada de agua color azul turquesa, parecería ser la descripción de la imagen del “salvapantallas”  de una computadora común, pero en Belice, esto es la realidad. A pocos minutos de la costa pueden encontrarse diversos islotes, mejor conocidos por estos lares como cayos (Cayes), que emergen del Caribe a lo largo del segundo mayor arrecife coralino del mundo que comparte Belice con México, Guatemala y Honduras, pero cuya mayor parte queda en la ex colonia británica, de norte a sur.

Tiburones del Caribe, sin dientes
Los cayos son una institución en este país y los hay por centenas y de diversos tamaños; algunos privados y otros públicos, con mucha o poca vegetación, habitados o no, a 10 minutos de la costa o a más de dos horas, con infraestructura o rústicos. En fin, la mar de variedades en aguas territoriales de este pequeño país vecino de México, al que se puede visitar fácilmente y pasar un día tranquilo y único en uno de sus cayos. Muchos de los cayos son en su mayoría manglares, lo que evita que habitarlos y constituyen santuarios de biodiversidad en la que diversas especies de aves, insectos, peces y otros animales marinos viven y dependen de ese hábitat; tanto los manglares como el arrecife mismo sirven, asimismo, de protección natural contra los temibles y frecuentes tormentas y huracanes que suelen amenazar el Caribe y Centroamérica.

Claro que también existe la posibilidad de pasar varios días en alguno cayo que tenga hotel, para lo que sólo basta con buscarlo en internet, y para este caso, el más conocido es Cayo Icacos (Caye Caulker), que cuenta con un pueblito con todas las comodidades turísticas requeridas; queda a media hora de la ciudad de Belice, desde donde se puede viajar en un taxi acuático (Water Taxi; Wattataxi, en criollo) por poco dinero y en “corridas” periódicas durante todo el día.

Los taxis que llevan a Caye Caulker hacen el recorrido hasta San Pedro, lugar que queda en el norteño Ambergris Caye, que en realidad no es un cayo, sino una pequeña península que sale desde la parte baja de la de Yucatán, de la que se intentó desprenderla hace siglos construyendo un canalito. A la también llamada “Isla bonita” –me quedo con lo de bonita- en atención a la supuesta descripción que de San Pedro hizo la cantante Madonna en la canción que lleva ese titulo, se puede arribar desde Chetumal en un taxi acuático o bien por avionetas desde algún lugar de Belice.

Uno de los cayos mas próximos a Belize City es Guffs Caye, donde puede pasarse una mañana o tarde, en una especie de pic-nic playero puesto qe hay que traer la comida y bebida, pelotas y equipo para bucear. Los cayos y en general el arrecife de coral son lugares extraordinarios para practicar algunos deportes marinos como el buceo, snorkeling o simplemente nadar. Otros cayos famosos son St. George´s Caye –la primera capital del país- con su forma de luna en cuarto creciente, Tobacco Caye, South Water Caye, Glover´s Reef y Ligthhouse Reef Atoll, cerca de Half Moon Caye. Este último es una reserva natural y es quizá el cayo más al oriente de Belice, de manera que ahí es donde se ven en este país los primeros rayos del sol en cada amanecer. Se puede visitar con permiso de los guardias y es un terreno virginal y exuberante a 140 minutos de la costa continental. Muy cerca de ahí esta el internacionalmente famoso Blue Hole.

Los cayos son paraísos rodeados de agua diafana, con diversas tonalidades de verde y azul que se pueden disfrutar todavía en las que no es inusual ver delfines jugando. Algunos son propiedad de famosas estrellas de Hollywood, lo que denota lo interesante que estos islotes son como bienes raíces y como lugares de esparcimiento y descanso muy cercanos a América del Norte. Y es que en Belice hay que olvidar la estresante vida citadina y laboral para sumergirse no solamente en el ondulante mar caribeño sino también en un agradable y necesario letargo, con una natural parsimonia que ayude a despejar la mente, pues al final la vida es para disfrutarla cuando se puede. If da noh so…is nealy so. ¡Vale la pena!H

Copyright  HIDALGO


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada