Natural belleza

Un país pequeño con una gran belleza natural. Es una joya en el hermoso Caribe centroamericano.

A small country with a natural beauty. It is the "Jewel" of the Central-American Caribbean.

Um pequeno pais com uma beleza natural. E mesmo uma joia no formoso Caribe centroamericano.

Bienvenido a este blog trilingue. Welcome to this tri-lingual blog! Benvindo a este blog em tres linguas.

es...Belice. IT IS...BELIZE. é...Belize

es...Belice.  IT IS...BELIZE.  é...Belize
Belice (en Centroamérica)

martes, 12 de octubre de 2010

Una ciudad como pocas


Catedral de St. John (Anglicana)

Al viajar y llegar a ciudades grandes, es inevitable ver el contraste con Belize City, la cual, sin embargo, acaba quedando en un buen lugar en cuanto a calidad de vida. Es una poblacion limitada en su desarrollo y pequeña comparativamente, pues incluso la capital de Quintana Roo, estado mexicano vecino de Belice, es mayor que la ex capital beliceña.

Son precisamente las limitaciones, las que acaban impulsando a esta ciudad, de las pocas en el mundo sin contaminacion ambiental y en la que todo, si lo hay, está muy cerca, independientemente de donde se esté. 

El Correo central.

Traveling around the world and visiting megacities, brings to one's mind a contrats with Belize City, a small city that nevertheless at the end of the day becomes one with the best standars of living.

It is, indeed, a small and limited city -even Chetumal, Quintana Roo's capital in Mexico is bigger- and not very developed, but those limitations are at the same time the characteristics that make it one of the few cities in the world without air pollutionand where everything as far as it exists in Belize is around the corner. 


Panoramica, en la desembocadura del rio
Quando se visitam as cidades grandes no mundo, inevitavelmente se compara com Belize City, a qual porem acaba sendo uma das melhores cidades para morar. E mesmo uma cidade com limitado desenvolvimento e pequena, pois inclusive em Chetumal, a capital de Quintana Roo, estado  mexicano na vizinhança é maior.

Mas sao as limitacoes as que fazem de Belize City uma com as melhores niveis de vida e das poucas sem poluiçao ambiental, além de que qualquer coisa, se tem no pais fica muito perto nao importando onde voce estiver.


Artículo/Article/Artigo



LAS CIUDADES GRANDES

Jorge Luis Hidalgo Castellanos 

Desde el balcón de un alto edificio veo gran parte de la ciudad, en un país lejos de Belice. Es una vista hermosa, que podría ser igual en Sao Paulo, Hong Kong, Londres o Houston, sobre todo al atardecer, cuando los rascacielos se pierden poco a poco dando paso a la oscuridad y la ciudad se ilumina realzando los contornos de los edificios. Las luces de los coches también se aprecian, formadas en largas filas, que se antojan largas rayas rojas y otras blancas, como si esperaran para entrar a un gran espectáculo que se da todos los días, sobre todo en las horas pico.

La vista es fantástica y dependiendo de la ciudad se ven más o menos áreas verdes, albercas, el trazo geométrico de las calles –a veces caótico e irregular-. Uno sabe que allá abajo hay un movimiento que nunca acaba, gente caminando, trabajando o comprando y muchos lugares a donde ir; restaurantes, hoteles, centros comerciales, cines, bares, tiendas, parques, cafés, teatros, etc. Todo para no aburrirse, para divertirse o entretenerse.

Las librerías, los museos, las obras teatrales o los musicales, la opera, conciertos de rock, música clásica o popular y los grandes estadios son algo que realmente enriquecen al ser humano y que en general sólo se pueden encontrar en las ciudades medianas o grandes. Por ello disfruto mucho cada día que paso en ciudades cercanas como México, Los Ángeles, Miami o Mérida o lejanas como Viena, Río de Janeiro, Sidney o Bangkok. 

Las ciudades me encantan y su vida me estimula, pero quien vive o ha vivido en la ciudad de Belice sabe muy bien que después de varios días en las grandes urbes se echa de menos a la pequeña ex capital beliceña. Es que Belize City no encaja en la descripción de los primeros párrafos de este artículo si bien es la mayor ciudad del país y la única con edificios de varios pisos, que se cuentan con los dedos y que comienzan a darle una apariencia moderna.

La ausencia de miles de automóviles –y por consiguiente de semáforos- hace de Belize City un lugar tranquilo, con poco bullicio y ajetreo. Cuando se ve el tráfico pesado es porque la policía ha establecido retenes temporales para revisiones al azar dentro de un esquema de seguridad que se pone en marcha periodicamente, aunque tambien es cierto que entre 7:15 y 8:15 de la mañana suele hacerse una fila en la carretera del norte porque quienes residen en Ladyville, Los Lagos o en otras poblaciones aledañas del aeropuerto se trasladan a su trabajo en la zona céntrica de la ciudad. Otras zonas de Belize City también presentan una mayor afluencia en el tránsito, pero nunca al nivel de un freeway californiano o texano
.
En Belize City todo queda a diez minutos si se va en coche: el trabajo, la escuela, el aeropuerto, el mar, el parque, el supermercado o el río. Una ventaja única que no tiene otras ciudades en el mundo, quizá por ello el sistema de transporte público es incipiente y la bicicleta muy utilizada. Los taxis no son caros y son seguros. Todo esto permite a una buena parte de la población comer en casa y tener una vida, en general tranquila.

La falta de industrialización y “desarrollo” de Belice tiene sin embargo, un valor y ventaja que a veces se pasan desarpecibidos y en lo que no se cae en cuenta sino hasta que se está en una gran urbe y por comparación resulta en una casi nula contaminación ambiental en su mayor ciudad. Las casas en Belize City no presentan esa tipica capa cenicienta en sus pisos o paredes producida por el hollín de las chimeneas de las fábricas y de los escapes de los millares de vehículos automotores. Por ende, la población no padece de ardor en los ojos o de frecuentes enfermedades respiratorias. El agua, es de una calidad que no se esperaría de una pequeña ciudad y lo poco que se sufre cotidianamente es el polvo de las calles no pavimentadas o el lodo y charcos que en las mismas se producen en los días lluviosos, que son muchos en el año.

Tampoco existe –y ojalá siempre sea así- una contaminación visual producida por la publicidad indiscriminada y sin reglamento pues dada la población y consumidores cautivos hay poco que anunciar o promover. No obstante, algo preocupante es el reciclaje de plástico y similares –materiales que se toman como sinónimo de modernidad- lo que todavía está por mejorarse para evitar que los residuos acaben en los maravillosos ríos, en el mar, en los manglares o selvas, con el riesgo que ello conlleva para la naturaleza y que implica gastos guberanmentales futuros en la limpieza correspondiente.  Belice es asi, una ciudad atípica a la que se extraña cuando se está en ciudades grandes lejos por las ventajas que tiene y que no siempre se aquilatan.H



Copyright.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada